Las ventanas inteligentes son una realidad gracias a la domótica, cada vez son más los dispositivos que se convierten en un elemento funcional que pueden llegar a controlar un simple interruptor.

La tecnología aporta múltiples ventajas para progresar en los hábitos de vida, aporta comodidad y eficiencia, incluso a largo plazo, es por ello que las ventanas inteligentes para las viviendas es un componente importante, pues aportan múltiples ventajas a nivel estético y de seguridad.

De igual forma, pueden crear espacios abiertos y luminosos sin tener que recurrir a cortinas o persianas, además puede ser utilizada en una gran variedad de ambientes, una de sus desventajas puede ser su precio.

¿Cómo funciona una ventana inteligente?

En la actualidad existen varios tipos de ventanas inteligentes, algunas pueden llegar a oscurecer el espacio de una forma automática, de una forma similar a las gafas fotocromáticas, otras ventanas se pueden oscurecer o ser traslúcidas, pero también pueden transformarse en espejos o pasar a ser opacas.

Cabe destacar que cada ventana inteligente se puede llegar a alimentar con una tecnología diferente, aunque los modelos más avanzados se suelen realizar con la tecnología electrocrómica que se basa en la migración de iones de litio en óxidos de metales.

En el caso de las ventanas inteligentes cuando la corriente eléctrica actúa sobre ellas, sus propiedades cambian y son más o menos translúcidas, las ventanas comunes solo se fabrican con un panel vertical de vidrio y las ventanas de doble acristalamiento con dos paneles de vidrio separado por una cámara de aire para mejorar el aislamiento térmico y la insonorización.

El caso de las antenas inteligentes, tienen en su parte interna una lámina de PDLC o cristal líquido que está conectado a una pequeña fuente de corriente, este suele ser un componente “milagroso” de los cristales, una ventaja de este tipo de características es que puede fabricarse con un plástico recubierto con diferentes capas delgadas.

Beneficios de instalar ventanas inteligentes

Las ventanas inteligentes aportan múltiples beneficios sobre todo a nivel ambiental, pues pueden bloquear el 98% de la luz solar, disminuyendo drásticamente la necesidad de acudir al aire acondicionado.

Por otra parte, este tipo de ventanas funcionan con electricidad, por lo que pueden controlarse fácilmente por un sistema de hogar inteligente o un sensor de luz solar, ya sea que haya personas en la propiedad o no.

Por consiguiente, algunos científicos afirman que las ventanas inteligentes pueden ayudar a ahorrar hasta el 80% de la energía que se utiliza en la propiedad, además se necesitan cantidades mínimas de electricidad para cambiar el estado.

Otra de las ventajas es la comodidad y la protección de los muebles que necesitan estar lejos de la luz solar, pues pueden deteriorarse, gracias a las ventanas inteligentes ya no existirá este tipo de problemas en la propiedad.

Finalmente, pueden disponer de sensores, conectividad y sistemas de control que pueden ajustarse de una forma manual o automática para poder cambiar su transparencia, optimizar la luz natural, la privacidad, la eficiencia energética y el control térmico, sólo hay que esperar y ver los cambios que ofrecerá este tipo de tecnología con el paso de los años.

 

Por admin