Los autores de libros, siempre deben tener una fuente de inspiración para crear esas magníficas historias que pueden lograr acaparar toda nuestra atención. Quizás no te imaginabas que algunos de ellos podían basar sus relatos en hechos de la vida real, como lo demuestran estos títulos.

A sangre fría – Truman Capote

Durante el mes de noviembre del año 1959 leyó en las noticias una terrible noticia. En Holcomb, un pequeño pueblo de Kansas, fue el lugar en el cual ocurrió un terrible evento, 4 miembros de una misma familia, habían sido asesinados de una manera muy salvaje.

Esta noticia fue impactante para él, al punto que decidió trasladarse hasta el pequeño pueblo, como lo hace el cerrajero Ripollet, para ir a solucionar cualquier urgencia en tu hogar. Capote viajó junto a su amiga y colega, la escritora Harper Lee, con la firme intención de conocer los pormenores del caso.

El objetivo del escritor, era redactar un reportaje para The New Yorker, sin embargo, a medida que obtenía más información pudo percibir que se trataba de una historia muy profunda y que podía ser transformada en una novela.

Lograron obtener toda la información necesaria de entrevistas a vecinos de las víctimas, también entrevistaron a Dick Hickcock y Perry Smith, quienes fueron declarados como los autores de este terrible crimen.

Luego de un largo proceso de documentación, A sangre fría fue publicada en el mes de enero del año 1966, y fue todo un éxito, el primero de muchas otras obras del autor.

La luz de la esperanza – Alan Hlad

Alan Hlad escribió El largo camino a casa, la cual fue basada en la historia real de la Operación Columba, la cual se trató de un plan ideado nada menos que por Winston Churchill en la Segunda Guerra Mundial, durante la cual utilizó miles de palomas mensajeras y así dar la ubicación de las posiciones de los nazis, en la Francia ocupada.

Esta fue su primera obra basada en hechos reales, pero a principios de 2022, publicó en España otra novela basada en la vida real, se conoce como La luz de la Esperanza. La cual hace referencia a la primera escuela de perros lazarillos en el mundo, vale destacar que este evento histórico ocurrió durante la Primera Guerra Mundial y Hlad quiso rendir un homenaje a esos héroes caninos por hacer del mundo un lugar mejor, incluso en esos terribles momentos.

La obra literaria hace referencia a los inicios de la escuela canina en la ciudad de Oldenburgo – Alemania, en el año 1916. El Doctor Gerhard Stalling, fue la persona que logró detectar que los perros podían ofrecer un apoyo emocional invaluable a los soldados que tenían que regresar a casa, heridos.

Fue de aquí que surgió la idea de entrenar a los canes como animales de guía y acompañamiento para las personas con deficiencia visual.

Aparte de estos eventos históricos, la novela cuenta una historia de amor y amistad, la cual fue protagonizada por Anna, una amable enfermera de un hospital de campaña, quien mostró verdadero interés en el proyecto que desarrollaba el Dr. Stalling.

Por admin

error: Content is protected !!